Jaime Menendez de Luarca – Entrenador Superior de Triatlon 

Facebook Twitter RSS
formats

El viaje no es fácil

Hoy me comentaba uno de mis chicos (gracias por la charla Pedro) que si merecía la pena tanto sacrificio, meses y meses de correr para ganar “un puto minuto”, que quizás simplemente rodar, disfrutar de las sensaciones del bosque y de correr en solitario o buena compañía.

No lo se.

Solo se que a mi entrenar con malas sensaciones, pero rascando los segundos en cada serie a base de sufrimiento, pasar los días malos superando las tentaciones de dejar el entrenamiento a medias para encadenar con los días donde las piernas van solas y los tiempos salen  sufriendo disfrutando son los que me hacen saber que me planto en la linea de salida con el orgullo del camino bien hecho y mirando a mis compañeros sabiendo que han pasado por el mismo sacrificio autoimpuesto para retarnos en las próximas horas y que hay que estar a la altura del dolor que ellos tambien sufrieron meses atras

La suerte, la genética y el día a día determinaran el resultado, y no necesariamente por ese orden, pero uno podrá irse a casa con la satisfacción de saber que se ha demostrado a si mismo que el limite puede estar un poco más alla.

El viaje no es fácil, y eso es lo que me atrae

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

6 de respuestas

  1. Yo soy más de entrenar buscando esas buenas sensaciones. Últimamente ando más metido en la montaña y correr por el monte solo o en compañía puede ser lo mejor del día. Puntualmente, a lo largo de de los entrenos, muchas veces lo puedo pasar mal pero nunca forma parte de un plan. Tal vez algún día. Os entiendo y sobre todo os admiro. Os merecéis que el gran día todo vaya sobre ruedas. Ya lo dice el Boss: “the ride ain´t free”. Como le pasa a Nick Horby, quizá sea la canción que más veces he escuchado en mi vida. Me ha acompañado desde los quince años. “It´s a town full of losers and I´m pulling out of here to win”. Saludos

  2. Morath

    Merece la pena ¡¡¡sin ninguna duda!!!
    Pero no tanto por ese posible minuto de ganancia, sino por todos esos momentos de sufrimiento autoimpuestos porque ¿qué precio tiene ese día que vamos entrenando, miramos el crono para ver qué tiempo llevamos en una de nuestras referencias habituales y ¡oh, no puede ser, he debido pararlo en algún sitio, no puedo llevar tan poco!?
    ¿Y ese día en el que no tenemos ganas ni para tumbarnos en el sofá, nos forzamos a salir a trotar un rato y de golpe empezamos a ver que vamos sin piernas y hemos sacado un entrenamiento de los mejores?

    Creo que el único problema es que algunos se obsesionan a veces con el tema de los tiempos, mejoras y demás a corto plazo y acaban perdiendo el norte viendo sólo “que no van bien los tiempos” y esto del triatlón es una carrera de muyyyyyyy largo plazo donde los frutos, si hemos sembrado bien, empiezan a venir más adelante.
    Y no me refiero sólo en forma de resultados, podios y demás sino a lo mejor, viéndonos cómo nos desenvolvemos con mucha más facilidad en las competiciones, que somos capaces de quedar más adelante y encima al día siguiente estamos como si no hubiéramos competido… o, simplemente, vemos que cada día entrenamos con más facilidad.

    Y, si todavía parecen pocas estas razones… ¿qué hay de eso que muchos dicen de que el TRI no es un deporte, sino una forma de vida?
    Pues eso… ;-)

  3. Amen, toda la razón pero yo también soy de entrenar por sensaciones sin mirar el pulsometro, aunque esos malos días son los que más recompensas dan personalmente, sin duda merece la pena por ese minuto o menos.

  4. Pues pienso como Atalanta ;-). Que no pasa nada por buscar esas sensaciones en la competición pero la mayor parte de mi vida las he encontrado en los entrenamientos y muy pocas veces en la competición. Supongo que ese es el arte de un buen planificador, ya sea uno mismo o su entrenador. Pero lo cierto es que sacar entrenos, como el que me salio por ejemplo el jueves, son los que me engancharon por siempre al DEPORTE, no a un deporte. Y así llevo desde los once y ya tengo 39;-)

  5. Mar

    Yo creo que, al final, sí que merece la pena. Rascarle 1 minuto a tu marca, supone mucha satisfación, precisamente, porque supone una superación increíble. Si solo lo analizas desde el punto de vista deportivo, a lo mejor, no te puede llegar a compensar pero es que todo ese entrenamiento que haces deportivamente, te vale para tu vida diaria (tu familia, tu trabajo, tus amigos, etc).

    Bien es cierto que hay días de entrenamiento muy duro, pero se compensan con los menos duros. Creo que de vez en cuando hay que tener la valentía de quitarse el garmin y entrenar disfrutando del momento.

    El truco está en equilibrar momentos duros y no duros. Por ejemplo, después de un día de series en las que te has vaciado, no coger y largarte a casa, si no comentarlo con tus compañeros, tomarte un aquaris, etc. Es decir, compartir el momento…

  6. Enric Boldu

    Una cosa es salir a correr, nadar, ir en bici. Otra muy distinta es entrenar. Se entrena para mejorar el rendimiento, para competir mejor, para sacarle e maximo partido competitivamente hablando a tu tiempo. Amenudo puede apetecerte trotar o dejarte llevar por las sensaciones, es una opcion, pero tu cuerpo, vago, mas vago que sabio, te empezara a dar “malas sensaciones” “falta de ganas” que al fin y al cabo no dejan de ser ganas de descansar. Ahí estaria la diferencia, si quieres mejorar debes pasar inteligentemente por encima de lo que te pide el cuerpo, sobrecargándolo con metodo para conseguir la supercompensacion, la mejora. Puede gustar o no gustar el forzar la maquinita. A mi lo que me gusta es el dia D hacerlo lo mejor posible. Marcar un objetivo y cumplirlo lo mejor que puedas. Si que es cierto, que se acaba conviertiendo en una casi obligacion, en que hasta que no has cumplido con el entrenamiento del dia no tienes la sensacion del deber cumplido, el descanso “merecido” sera que nos gusta alterar el equilibrio vital para reequilibrarlo a base de esfuerzo? Que necesidad hay de correr mas deprisa durante mas tiempo? De nadar mas rápido? de mover mas watios? Pues si, algunos necesitamos meternos caña con el objetivo de mejorar nuestro rendimiento… Vigorexia? Pues igual si, a algo tenia que engancharme ¿no? pues a endorfinas en vena. Y si eres competitivo y te picas con tu sombra…. la larga distancia no tiene final siempre puedes mejorar algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Home Sin categoría El viaje no es fácil
credit
© Copyright © 2007-2016 Triluarca