Jaime Menendez de Luarca – Entrenador Superior de Triatlon 

Facebook Twitter RSS
formats

Ladrones de Sueños

Se ha conocido hace unos días la noticia de que el triatleta de Grupos de Edad danés Thomas Lawaetz ha sido suspendido por la WTC durante 48 meses tras haber dado positivo por Eritropoietina (EPO).

El nivel de este triatleta es el de un Grupo de Edad con buena dedicación (actitud), cierta condición (aptitud) y con las limitaciones propias de quien no podría llegar a ser profesional. El problema es que ese nivel lo ha logrado con dopaje sanguíneo, el más efectivo por lo que supone el aumento de aporte de oxigeno a los músculos que se encargan del movimiento.

El caso me jode especialmente porque me he enfrentado con él en Kona 2014 o como él, también he ganado 2 veces en mi grupo de Edad un evento WTC. ¿Cómo explicamos a los profanos en la materia que 25 años de esfuerzos y sacrificios son posibles legalmente cuando personas así logran  el mismo nivel escondiendose en un cuarto para inyectarse en una vena algo que les hará más rápidos, tanto en la linea de meta como en su entierro?

Me niego a elucubrar sobre si habría logrado clasificarse para Kona  por Roll Down en vez de ganando su Grupo de Edad. Lo que ha logrado es un fraude que se comprende  mejor con las tres personas más perjudicadas; el triatleta que quedo 2º en 35-39 Copenhague, porque le privó de celebrar la victoria el día de la entrega de premios, el 4º, al que negó subir  al podium, y el 6º, que se quedo sin ir a Kona y que puede que nunca más este en oportunidad de disputar esa plaza.

El fraude con el que estafó a sus compañeros en 2015, lejos de quedarse en un daño puntual, aporta una palada más de estiercol al deporte, que tiene que ver que personas como esta desprestigian el buen hacer de la mayoría de los deportistas que competimos limpios. Cada deportista que ha recurrido al dopaje ha contribuido a que el colectivo sea visto como una escoria, que los profesionales tengan que renunciar a su presunción de inocencia y tengan que estar localizados 365 días al año y permitan entrar en sus casas a inspectores antidopaje cuando ni siquiera los Cuerpos de Seguridad pueden entrar en un domicilio sin una orden con sospechas fundadas.

No entro en la calidad humana de esta persona. Le juzgo como deportista y como tal le quiero fuera.

 

 

3 de respuestas

  1. David

    En mi opinión, la sanción debería ser de por vida, pero ademas los atletas perjudicados, 2º 3º 4º 5º y 6ºde esa prueba deberían tomar acciones legales con él por daños y perjuicios, morales y económicos, ya que como bien dices les ha privado de cumplir sus compromisos.

    Cuando un AG vea que tiene una sanción económica fuerte y una penal, se acabarán las tonterías.

  2. Mariano

    - Me parece deplorable que un profesional se dope (tramposo).

    – Me parece ridículo que un no profesional se dope (idiota – por poner en riesgo su salud por una “afición” -).

    – Me parece curioso que un no profesional haga tal reflexión ante el engaño de un competidor.

    Señores, relativicemos: podemos hacer que el deporte forme parte de nuestra vida (una parte importante), podemos hacer que el triatlón influya en nuestros hábitos, comidas, relaciones,… y eso puede ser “saludable”. Pero no deja de ser una afición, un hobby; no tiene que ser el centro de nuestra vida. ¿No he podido ir a Kona porque no he entrado por un Rolldown? ¿Me he quedado sin ganar en mi grupo de edad por que ha ganado un dopado? Me puede fastidiar, pero en su salud tendrá ya su castigo.

    Es mi opinión.

  3. Jaime Menendez de Luarca

    Mariano, la última reflexión es interesante.

    Cada uno tendrá que decidir qué es el centro de su vida. Para unos será el triatlón, para otros la familia, para otros el trabajo, otros tendrán varios centros sobre los que orbite su vida.

    Pero por lo mismo, podríamos dejar que se colase en el cine cualquier jeta, total, solo es una tarde en el cine, o que nos pusiesen una copa de garrafón, total, solo estamos saliendo de marcha. Estoy siendo algo demagico. Cada uno debe decidir qué es importante en su vida, pero lo que no podemos admitir es que el camarero se ría de nosotros solo porque salir de marcha no es el centro de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Home Sin categoría Ladrones de Sueños
credit
© Copyright © 2007-2016 Triluarca