Jaime Menendez de Luarca – Entrenador Superior de Triatlon 

Facebook Twitter RSS
formats

«Solo quedan 165 kilómetros»

Ese fue mi pensamiento antes de llegar a Yaiza, al ver el cartel del kilómetro 15 del ciclismo; 2 minutos después pensaba «Vale, lo que has pensado es absurdo, pero parece que vas a tener un buen día»

Lanzarote no estaba en mis planes; En septiembre había logrado la clasificación para Kona en el Ironman de Gales y quería tener un invierno tranquilo, preparando Hawaii sin prisa y como único objetivo del año. Sin embargo, cuando iba rellenando los informes de cada semana para entregar a Alberto García Bataller, mi entrenador, y veía que quedaban 45, 42, 40 semanas, pensé que Hawaii era un objetivo demasiado lejano y que podía estar enfocado demasiado tiempo, asi que cambiamos los planes y decidí afrontar Lanzarote como si ese fin de semana tuviese que correr un 70.3; Es decir, volumen moderado y bastante intensidad. Con ello conseguía hacer un invierno divertido y sin presión, nadando 5 días a la semana y haciendo 3 de bici y 3 de carrera, evitando quemar cartuchos, o caer en sobrecargas fisiológicas o lesiones.

Las semanas empezaron a caer y nadando enseguida me di cuenta de que había dado un saltito; Todas las semanas caían al menos 15.000 metros y ya podía hacer algunos entrenamientos en paralelo con Ana Burgos, sin tener que ponerme a rueda o saltarme alguna serie. Corriendo las sensaciones iban poco a poco y los rodajes a 4m25 de diciembre empezaban a ir ganando en segundos sin mirar el GPS, simplemente dejando hacer, aunque algunas series de 1.000 y 2.000 cayeron en el INEF, y la bici no iba mucho, pero no me preocupaba demasiado, ya que sabia que solo tendria que esperar a marzo o abril para empezar a sentirme mejor. No me puse enfermo ninguna semana, las cosas en el trabajo y la familia iban sobre ruedas y tan solo fallaba en mi intención de bajar un poco de peso, por lo que que mi unica duda podia ser la falta de volumen, ya que solo supere dos veces las 4 horas en bici, con dos salidas de 140 y 135 kilometros, y solo 10 veces hice entrenamientos de mas de 20 kilómetros a pie. En el ICAN Marbella constante que estaba muy bien de forma, por lo que en Lanzarote solo tenia que esperar a ver si llegaba el hombre del mazo compitiendo a mis ritmos habituales.

Calenté 400 metros y me puse bajo el arco de salida a las 6:20, sabedor de que muchos buenos nadadores en grupos de edad querrian estar en primera fila, y de hecho asi fue, cuando a las 6:55 algunos quisieron ponerse en primera fila, lo que genero algun momento de tensión que me parece muy insolidario con quienes habiamos decidido no calentar hasta el final.

En el bocinazo de salida entre muy bien al agua y rapidamente comenzaron los golpes; Iba en el segundo gran grupo y me notaba bien nadando de sensaciones, pero no era capaz de encontrar un hueco en el que ponerme a tirar y salir del conformismo que nos atenazaba a todos. Localice a Saleta Castro y a varios pros mas gracias al color distinto de su gorro y di por bueno el grupo en el que iba, aunque a posteriori comprobe que habia perdido los 6 minutos que pierdo siempre con los lideres en Ironman y se que tengo al menos una natacion 2 minutos mas rápida, pero habia salido casi sin sufrir nada y me notaba lleno de energía, por lo que no había sacado el partido a mi ntación en cuestion de tiempo, pero sí en terminos de dominio de la carrera. En cualquier caso no me consuela y creo que debería haber sido mas valiente y tirar de aquel grupo para salir del agua al menos un minuto antes.

En la transicion saludo a Ivan Alvarez, Saleta Castro y Miki Acosta y empleo 10 segundos mas de lo normal en extender la crema solar por la espalda. Voy rapido a por mi bici mientras me pongo el casco y subo rapidamente de un salto con el objetivo cumplido; Pedaleando antes de 58 minutos.

Me pasa en el primer kilometro Sven Hogvard y vuelvo a mi situacion poco ambiciosa en Lanzarote; «Haz tu propia carrera, hoy no compites contra nadie», por lo que voy fijándome en mis watios, sin pasarme de 240 al principio y con una alarma de vibracion para no pasarme nunca de 320 en algún repecho; «Será cabr…. la alarma, todo el rato vibrando«.

Normalmente me suelen pasar muchos triatletas en los primeros kilómetros, pero esta vez solo me pasa Hogvard, no muy rapido, y Antonio Jose Cardona, rapidísimo en Puerto Calero, y cuando llego al tramo rápido de bajada a El Golfo supero a los que son mejores escaladores que yo. Alvaro me pasa como una bala y le sigo apenas 3 kilometros hasta que desaparece en los Hervideros, junto con el que la postre sería el ganador de mi grupo de edad. En Timanfaya me vuelven a superar a quienes habia adelantado con viento a favor, pero la subida a 300 watios me permite coronar con solo 30» perdidos con ellos, que recupero antes de Mancha Blanca para volver a meterles tiempo en la rapidísima bajada de Tinajo a La Santa.

Foto: Eneko Llanos

Foto: Eneko Llanos

Llegando a Teguise empiezo a recuperar puestos de uno en uno con los mejores nadadores, entre ellos dos españoles, y afronto la subida a Haria desde los Valles a 300 watios, recortando levemente al grupo de Vabrusek, viéndoles incluso coronar en la distancia;  Bajo concentradisimo Haria para ver si les puedo ver al empezar el Rio, pero las piernas ya no van tan finas en la subida a Guinate y les pierdo definitivamente de vista, pasando por mi momento malo, cuando me dan alcance el 1º de 40-44 junto con un pro, Til Schram, que fue los 180 kilómetros al borde de la legalidad. Asi se lo hago saber cuando les alcanzo en el tramo de llaneo de Arrieta, que supone una buena remontada y acercarme al puesto 15º, al que doy alcance llaneando acoplado en el infernal tramo de Nazaret. Salgo del tramo tras 7 minutos de vibraciones y me dedico a gestionar mis ritmos en los últimos 20 kilómetros por La Geria y La Asomada. Sin duda estoy pensando demasiado y yendo muy relajado, porque en la transición se me echan encima los 3 últimos puestos que había remontado en Nazaret.

Salgo a correr y me freno al pasar el primer kilómetro en 4m03; Había planificado no ir mas rápido de 4m10 al principio y me resulta demasiado fácil ir a ese ritmo, pero soy consciente de que quedan 41 kilómetros por delante. Sonia me está esperando con hielo en el «special needs», lo que agradezco muchísimo y me da fuerzas para llegar al siguiente punto de avituallamiento. Cada 4 kilómetros hay geles pero en un punto de avitualamiento en el kilómetro 8 no lo encuentro, por lo que sigo sin él hasta el kilometro 12; Esos 18 minutos sin calorías pasan factura en el kilometro 17, donde entro en mi especial travesía del desierto; me noto vacío, pero esta vez me niego a ir a 6m00/km en los momentos malos. Cojo 2 geles en el 16 y otros 2 que me da Sonia al paso por el avituallamiento especial y en el 22 noto que vuelven las fuerzas, habiendo pasado mi momento malo de todos los IM a 4m45. Me pongo en ritmo crucero de 4m25 y empiezan a pasar los kilómetros con facilidad. No me noto cansado, pero si intento ir a 4m20 o mas deprisa las piernas no responden. En el kilómetro 2 a pie paso a un alemán y un suizo me pasa en el 8. Gano otros 2 puestos con las retiradas de Garves y Cardona y veo que el resto de rivales están corriendo al mismo ritmo que yo o parecido, tanto por delante como por detras, por lo que el puesto 13º al paso por el kilómetro 30 solo podría cambiar por un desfallecimiento (mio o de los que me preceden).

Foto: Eneko Llanos

Foto: Eneko Llanos

David Rodriguez e Ivan Alvarez están corriendo solo un poco mejor que yo, pero tengo un colchón de 10 minutos. En el kilómetro 32 paso a Simon Billeau, que esta KO por el calor, y en el ultimo punto de giro veo a un Pro irlandes que habia corrido muy bien hasta los últimos 10 kilómetros pero que en ese momento se pone a tiro. Le supero en el 37  y me voy a meta apretando los dientes sabiendo que tengo el 11º. Sonia me anima hasta el final y entro en meta en 9h21, algo con lo que no habría soñado ni siquiera hace 4 años. En está ultima recta animo a Ximo con su maillot de I Did It y a Ruth Brito, que lo estaba pasando mal del estomago pero luego disfrutaría de sus últimos kilómetros

A dia de hoy esta es mi mejor carrera de LD, y creo que a los 38 años aun se puede mejorar. Espero que esta apuesta no me pase factura en Kona dentro de 20 semanas, pero en cualquier caso la experiencia habrá merecido la pena; Muchos amigos me dijeron en la ultima vuelta que el 19 de mayo iba a ser mi día, y solo pude intentar demostrarles que tenían razón, pero esta vez el resultado ha sido lo menos importante para mi.

Muchísimas gracias a todos por el apoyo; Foli, Clemente, Eneko, Andoni, Dani y Jesús de Finisher, Toni,Mabel, Pedro, Pablo K, David, Aure, Pablo S, Ako, Angel, Lu, Fernando, Juan Carlos de Sands Beach, Cristian, mis chicos aquí compitiendo y todos los que ahora no recuerdo y tuvisteis una palabra de animo; Intento devolverlas todas en carrera pero a veces no sale. Un abrazo especial a Saleta, otro a Alvaro por su puesto y su sincera alegría cuando me vio llegar tan cerca de él, y por supuesto a Sonia, sin la cual estas experiencias no valdrían tanto como valen. La persona cuyo nombre  figura en el casco aerodinámico ya sabe que este Ironman es un Ironman menos para  volver a vernos.

7 de respuestas

  1. Jaime G.

    Enhorabuena, gran trabajo hecho. Gracias por servir a todos tus chic@s de ejemplo e inspiración para nuestros propios retos. Suerte en Kona.

  2. Te felicito por tu valentía, por explorar caminos que no conocías, (en tu preparación y en competición), eso es sin duda inspiración para los demás , entre los que me incluyo .

    Gracias por valorar los ánimos de los que estábamos fuera, eso dice mucho de ti. Sin duda, abrir nuevas vías de conocimiento, con la propia experiencia es obligación para todos nosotros, por eso es de agradecer tu generosidad en el esfuerzo; A los demás nos obliga a no encorsetarnos, a seguir experimentando, creciendo, en un deporte que no debe olvidar su matiz de aventura cotidiana, eso es lo que tú has hecho y lo que debemos hacer, (seguir haciendo), los demás.

    Abrazo.

  3. Ruben

    Sin duda, podemos decir que las palabras de Mark Allen «Quiet the mind» son muy verdaderas, porque parece que es precisamente lo que se hace cuando a los atletas nos salen dias en que entramos en «zona».

    Lo que escribes aqui me hace recapacitar especialmente sobre liberar presion y expectativas y centrarse en lo que uno realmente tiene y puede sacar el dia de la bestia, con total honestidad, vamos «go with the flow, totally».

    Yo no se lo que tu crees en este momento, y estaria muy bien leer mas conclusiones, pero yo percibo que la presion de sacar un tiempo o un puesto quizas nos lleva a «DESENFOCAR» especialmente el segmento de bici, y a «cagarla», cada uno a nuestro nivel, por la ansiedad que genera esa expectativa durante tanto tiempo en ese segmento, y tu has demostrado que es ahi donde si tratas de vaciar tu mente y te centras en el momento, luego puedes «triunfar», o no, pero sigue dando igual….porque sigues en el presente.

    Me queda cristalino que con una buena aptitud y actitud conjuntas se puede bajar 10-12 minutos en la maraton de un Ironman, aunque parezca brutal e imposible, me quedo con esto especialmente para que me sirva de inspiracion para el año que viene, y porque quizas lo veo mas «espiritual» ahora, que hace unos meses….no todo parece ser entrenar 20 horas a piñon y a lo loco semana tras semana…..

  4. jaime

    Bonita crónica que remata una fenomenal actuación del «triatleta albino», jeje.
    En Kona te vas a salir.

  5. Enhorabuena!!!! impresionante tu capacidad de superación. Veo q a Eneko no se le da mal eso de hacer fotos.

  6. muchas gracias por la crónica, jaime, es muy interesante. y enhorabuena por el resultado, todavía más dulce por no haber sido tu objectivo principal. estás en tu mejor momento – 9h21 en lanzarote es un tiempazo!! ahora no tienes nada de temer de kona, te estaré siguiendo (por internet…!).

  7. Ali

    This excellent website certainly has all of the information and facts I needed concerning this subject and didn’t know who to ask.

Home Sin categoría «Solo quedan 165 kilómetros»
credit
© Copyright © 2007-2016 Triluarca